Tres claveles,  un esmaltado a mano, un calendario…

Tres claveles, un esmaltado a mano, un calendario…

Pase lo que pase, dentro de nada es Navidad. Ningún virus evitará que después del 31 de diciembre de 2020 amanezca el 1 de enero de 2021. Ni que cinco días después los Magos de Oriente, de una forma o de otra, dejen en nuestros hogares un puñado de regalos.

Pero ¿qué regalos? ¿Qué ideas podemos darles en Matilla, desde este número 7 de la calle Mayor a Olentzero, Papá Noel, Melchor, Gaspar y Baltasar? Muchas, podemos darles muchas, pero antes tenemos, como todos los comerciantes, hosteleros, loteros, joyeros, zapateros, hoteleros agrupados en la asociación Zaharrean y Centro Erdi, el obsequio que todos los donostiarras esperan alrededor de la festividad de Santa Lucía. Justo, el calendario. El calendario del año que viene, el almanaque ilustrado de 2021.

Esta edición (limitada, como siempre, corran a por él no fuera a ser que, como siempre, se agote antes de que acabe 2020) está dedicada a los grandes, multitudinarios, fastuosos festejos que en esta ciudad siempre ha habido y volverá a haber. Hermosas, antiguas fotografías de desfiles, carrozas, caldereros de la Hungría, tamborreros, carnavales, juegos florales, Bellas Easo y generales napoleónicos a caballo, ilustran los doce meses del 2021. La ciudad engalanada mes a mes en un calendario que ya se está agotando porque, entre otras cosas, en cada lámina hay un buen espacio para escribir citas y recetas.

Ese es el regalo que espera a los clientes de Perfumería Matilla cuando vengan a buscar los presentes que pedirán a Olentzero, Papa Noel o los Magos. Podría ser…

… una de esas piezas de alta bisutería menorquina creadas por los herederos de Diego Torres, un artesano que en 1953 fundó una empresa, creó una fábrica delicada y pequeña en Ciutadella. Hablamos de Clara Bijoux, pasadores para el pelo, broches y otras maravillas realizadas ar-te-sa-nal-men-te en latón estampado y esmaltadas a mano, utilizando para la infiltración de cada detalle diminutas jeringuillas.

¿Pasadores de pelo y broches hechos en qué estilo? Una hermosa conjunción de Art Decó y Art Nouveau, dos colecciones, la clásica y la fashion que no pasan de moda por su armonía cromática y su cuidadísimo acabado.

La casa central de Clara Bijoux está en el 14 del Carrer de Sant Jordi en Ciutadella de Menorca pero exportan tanto a medio mundo que es más fácil encontrar una de sus exquisitas piezas en un museo de París o en los cajones-joyeros de Matilla que en las mismas Baleares.

La alta bisutería de Clara Bijoux podría ser una de las pistas que dejaramos a Olentzero, Papa Noel y los Magos para que no se despisten , no fuera a ser que nos trajesen lo que no deseamos.

Otra sugerencia podrían ser los peines y cepillos Koh-i-noor, una marca italiana nacida hace 80 años para distribuir los cepillos de dientes con mango de celuloide Burstenfabrik Gruneberg, cuyo origen se remonta a una de las empresas de papelería más antiguas del mundo ya que Koh-i-Noor Hardtmuth fue fundada en Viena en 1790.

En 1950, los distribuidores italianos , la familis Scavini, empiezan su propia producción, renovando la marca, las patentes y no olvidando nada de la sabiduría usada por los artesanos checoslovacos que desde hacía siglos fabricaban esos cepillos en la ciudad de  Budějovice.

A partir de los años 60, Koh-i-noor alcanza grados máximos de calidad y diseño. Sin dejar de ser una empresa familiar: Martino Scavini es el actual presidente y Manuela Borsoi la responsable de producción. Creados por los mejores diseñadores italianos (Alberto Marvelli, por ejemplo), los cepillos y peines Koh-i-noor (sí, el nombre es, en su origen, el del diamante legendario) son ese regalo ideal para recibir u ofrecer el 25 de diciembre o el 6 de enero.

Otro podrían ser los espejos de aumento de una marca riojana capaz de competir con los mismísimos artesanos de la ciudad de Solingen en el mundo de las tijeras, cuchillos (257 modelos distintos), navajas y accesorios de cocina: Tres Claveles, la empresa de los hermanos Bueno. Que fueron siete y empezaron a fabricar tijeras en 1930. Pero no en Logroño, en esa modernísima nave de este siglo XXI sino en un pequeño taller de Eibar, la ciudad armera, la del damasquinado, las Lambrettas y las máquinas de coser.

En Matilla, sus espejos para depilar, para bien maquillarse, para ponerse las lentillas, son un auténtico ‘must’ de los clientes más elegantes.

En Logroño están los Tres Claveles. Y en Solingen, en Renania del Norte-Westfalia, el mejor acero, con permiso de los espaderos toledanos y los cuchilleros albaceteños. Dicen que sus habitantes han sido forjadores de hierro desde hace ya más de 2.000 años. La apuesta de Matilla es por la marca Pfeilring, fundada en 1896, y sus soberbios neceseres de manicura que incluyen pequeñas tijeras de alta precisión para cortar las uñas, limas perfectas, alicates y otros delicados instrumentos guardados en estuche de piel. Aquí también, dos visionarios al comienzo de la historia: Carl Müller y Paul Adolph Schmidt.

Acumulamos propuestas para Santa, para Olentzero y para Gaspar, Melchor y Baltasar. Porque para esa muchacha adolescente podríamos reservar su primer set de maquillaje, su primera caja de sombras, colorete y eye-liner. Y para el muchacho que pronto se afeitará por primera vez, una maquinilla clásica pero actualizada al XXI, una Gilllette Mach3, una Fusion.

Feliz Navidad, Feliz salida de este 2020, feliz entrada al 2021, felices Reyes. No olviden su calendario, el calendario de Zaharrean y Centro Erdi.